Saltar al contenido
TodoVintageyRetro

Lavavajillas vintage

Dar a tu cocina un toque al más puro estilo de los años 50 o 60 nunca ha sido tan sencillo gracias a los lavavajillas vintage o retro que están saliendo al mercado. Si bien es cierto, todavía hay pocas marcas, cada día están más de moda. Ahora puedes hacer que una máquina de lavar platos sea el centro de atención de tu cocina. Con la última tecnología en su interior pero con aire nostálgico en su exterior. ¿Quieres verlos?:

También te puede interesar:

Lavavajillas retro

¿A quién le gusta lavar los platos? Un lavavajillas vintage o retro es el complemento perfecto para cambiar el aspecto de tu cocina. Te ofrecemos lavaplatos vintage baratos, equipados con tecnología punta y son eficientes energéticamente (Energy Star).

Puedes comprar un lavavajillas retro en el color que desees (rojo, azul, amarillo, crema, azul, negro, blanco…). La moderna tecnología de lavado de platos hace que valga la pena su adquisición. Encuentra en nuestra tienda online los mejores lavaplatos retro para tu cocina.

Historia del lavaplatos

La historia del lavavajillas es relativamente reciente. Es un electrodoméstico que ahorra un gran trabajo después de cada comida.

El primer lavavajillas fue inventado en Estados Unidos en 1850 por Joel Houghton. Éste, patentó una máquina de madera con un volante giratorio que impregnaba y salpicaba agua en los platos.

Realmente no era una máquina muy útil ni viable, pero fue la primera patente y la base para los futuros diseños pioneros de lavaplatos que vendían años después.

En el año 1865, L.A. Alexander obtuvo una patente para un dispositivo que empleaba una especie de manivela y un engranaje para hacer girar una bandeja de platos a través de una cortina de agua. Pero de nuevo, no era un invento que acabase de dejar la vajilla completamente limpia, pero nos estábamos acercando.

En el año 1886, la estadounidense Josephine Cochrane declaró: «Si nadie es capaz de inventar una máquina lavaplatos, lo tendré que hacer yo misma». Y así fue, Josephine Cochrane inventó el primer lavavajillas práctico y que realmente funcionaba bien.

Cochrane esperaba que el gran público acogiera con satisfacción su invento, que presentó en la Feria Mundial de Chicago de 1893, pero sorprendentemente, solo los hoteles y los grandes restaurantes estaban interesados en sus ideas.

El lavavajillas de Cochrane era un lavaplatos mecánico manual. Como esto era antes de que se extendiera la electricidad, ella fundó una compañía para fabricar estos lavaplatos, que finalmente se convirtió en KitchenAid.

Posteriormente surgieron  lavaplatos impulsados ​​por vapor y diseñados para restaurantes y empresas de catering. Por lo general, trabajaban pasando los platos sucios bajo chorros de agua caliente por medio de una cinta transportadora o una cesta giratoria. Eran generalmente ineficientes.

Finalmente, no fue hasta la década de 1950, que los lavaplatos alcanzaron al gran público en general. A medida que se hacían más baratos y tenían un tamaño más útil, comenzaron a aparecer en los hogares de Estados Unidos.