Saltar al contenido
TodoVintageyRetro

Microondas vintage y retro

Uno de los pequeños electrodomésticos que hay en todas las cocinas con un estilo propio y original es el microoondas vintage.  Están más de moda que nunca, y en los últimos tiempos, muchas marcas han lanzado al mercado numeroso modelos de microondas retro. Además de su diseño espectacular, los puedes comprar a un precio muy económico. ¿Quieres verlos? Pues adelante:

También te puede interesar:

En Todovintageyretro.com nos encantan los microondas vintage y retro. Gracias a su diseño podemos transportarnos a épocas pasadas. Los puedes comprar en diferentes colores (azul, rojo, negro, crema, amarillo, lila…), y cuentan con preciosos detalles cromados.

Puedes comprar un horno microondas retro barato desde menos de 70 Euros. Naturalmente, si lo quieres con más funciones, más potencia o más capacidad, el precio puede subir ligeramente. Pero sin duda alguna, será un dinero bien invertido.

Debes saber que la gran mayoría de ellos se han diseñado para ser un microondas de sobremesa, pensados para ser un electrodoméstico y a ala vez un elemento decorativo de tu cocina. Por lo tanto, no tiene mucho sentido que sean microondas integrables o empotrables.

¿Cómo comprar el microondas vintage adecuado?

Debes tener presente ciertos aspectos antes de comprar un microondas retro. No solo te debes guiar por el diseño exterior, sino que también debes prestar atención a las siguientes características para que puedas tomar la decisión correcta y encontrar el más adecuado para tus necesidades:

1. Capacidad

Con capacidad nos referimos a las medidas interiores del horno microondas vintage. En este tipo pequeño electrodoméstico suele venir indicada en litros de capacidad. Lo habitual es que tengan entre 15 y 40. esta cifra te puede ayudar para poder distinguir su un horno microondas es pequeño o grande.

Lo realmente práctico es que te fijes en las medidas internas. Ya que dos microondas con la misma capacidad puede tener dimensiones diferentes. Por ejemplo, te puede caber una plato grande porque es muy ancho, pero en cambio no puedes meter un vaso largo porque no es muy alto.

2. Tamaño

Cuando hablamos de medidas del microondas, hablamos de medidas exteriores. Es decir, cuánto ocupa el electrodoméstico en tu cocina. Aunque pueda parecer obvio, te sorprenderías de el número de personas que al comprar uno, luego se dan cuenta que es demasiado grande o no les cabe en el lugar que tenían pensado para él.

Para evitarlo, te aconsejamos que midas el espacio que tienes disponible para él y busca el modelo que más te guste. Pero eso sí, que se adapte a las medidas que has tomado. No existe otro modo para que no te equivoques.

3. Funciones Especiales

Un buen microondas que se precie debe tener ciertas funciones especiales, aunque ello suponga un pequeño incremento en su precio. Pero asegúrate que luego las vas a utilizar, de lo contrario, puedes gastar un dinero en un aparato con múltiples funciones que jamás emplearas.

Según nuestra experiencia, las indispensables son las de descongelado rápido, grill (si te gusta cocinar) o calienta biberones si tienes bebés en casa.

Pero cada hogar es un mundo y las necesidades son múltiples. Los microondas vintage, pese a su aspecto exterior, cuentan con la última tecnología en su interior. Por ese motivo los puedes encontrar modos de cocción en función del peso, calentado rápido, grill automático o contar con programas automáticos de cocinado para diferentes tipos de alimentos.

4. Potencia

Los microondas retro que puedes encontrar en nuestra tienda online cuentan con una potencia que oscila entre  los 650W y los 1200W. Debes tener en cuenta que, a mayor potencia menor tiempo necesitas pero mayor consumo de electricidad.

Por otro lado, si deseas que tenga alguna función especial , como grill o descongelación rápida, Si tiene funciones especiales como ejemplo grill, necesitarás como mínimo 800W. Pero lo más habitual es que tengan dos potencias independientes, cada una para diferentes funciones.

La historia del microondas

A medida que la Segunda Guerra Mundial llegó a su fin, también lo hizo el mercado de los tubos de magnetrón que se habían utilizado para generar microondas para radares militares de corto alcance. Los fabricantes de magnetrones como Raytheon buscaron con entusiasmo nuevas aplicaciones para la tecnología.

Era bien sabido que las ondas de radio calentaban los materiales dieléctricos, y el uso del calentamiento dieléctrico en contextos industriales y médicos era bastante común. La idea de calentar alimentos con ondas de radio tampoco era nueva: Bell Labs, General Electric y RCA habían estado trabajando en variaciones de la tecnología durante algún tiempo.

De hecho, en la Feria Mundial de Chicago en 1933, Westinghouse demostró un transmisor de radio de onda corta de 10 kilovatios que cocinaba filetes y papas entre dos placas de metal. Pero nada salió de estas aventuras culinarias.

Quién inventó el microondas

El inventor del microondas es el ingeniero Percy Spencer el 8 de octubre de 1945. Spencer estaba visitando un laboratorio donde se estaban probando los magnetrones, los tubos de potencia de los radares. De repente, sintió que una barra de cacahuetes se comenzaba derretir en su bolsillo. Otros científicos habían notado este fenómeno, pero Spencer ansiaba saber más sobre él.

Envió a un niño a por un paquete de palomitas de maíz. Cuando lo sostuvo cerca de un magnetrón, las palomitas de maíz explotaron en todo el laboratorio.

A la mañana siguiente, trajo un hervidor, introdujo un huevo con un pequeño agujero en la cáscara. Luego acercó magnetrón y lo encendió. Un ingeniero escéptico se asomó por encima de la olla justo en el momento de que el huevo explotó, llenándole la cara de huevo cocido. ¿La razón? La yema se cocinó más rápido que el exterior, haciendo que el huevo reventara.

En 1946 Spencer solicitó patentes sobre el uso de microondas para cocinar alimentos. Una de sus patentes incluso ilustró el estallido de palomitas de maíz. Había nacido el horno microondas.

Evolución del microondas

No obstante, la afirmación de Reader’s Digest de que el descubrimiento de Spencer condujo directamente a la comercialización del horno microondas no es exactamente del todo cierta.

Aun así, Percy Spencer estaba en condiciones de hacer que la compañía explotara este magnífico descubrimiento y su participación fue una contribución clave.

Los primeros hornos de microondas comerciales de la hisoria “Radarange” revelados por Raytheon en 1946 estaban destinados para su uso en restaurantes y para recalentar comidas en aviones.

Eran unos aparatos muy grandes y caros construidos alrededor de tubos de magnetrón de 1.6 kW que tenían que ser continuamente enfriados por agua.

Raytheon había empezado a licenciar su tecnología de microondas en el año 1955. En ese año salió al mercado el primer horno de microondas diseñado para los consumidores. El Tappan RL-1 se podía montar en una pared y su precio era de 1.300 $ (unos 12.000 $ actuales). Por lo que era un electrodoméstico al alcance de muy pocos.

Diez años más tarde, en 1965, Raytheon adquirió la empresa Amana Refrigeration, y a los dos años, 1967, comenzaron a venderse los primeros microondas de sobremesa o encimera por unos 500$.